Post Image

Katy Perry (@katyperry) actuará el próximo 28 de junio en el Palau Sant Jordi de Barcelona, en el único concierto de su gira Witness The Tour que ofrecerá en España, y su anuncio a través de las redes sociales no ha dejado indiferente a nadie. La cantante ha publicado un vídeo con los colores de la bandera de España y el escudo nacional de fondo, lo que ha revolucionado a sus seguidores, creando una polémica entre independentistas y no independentistas.

“No te equivoques, Barcelona no está considerada como una parte de España”, “Barcelona is not Spain!!!” o “Cataluña es y siempre será parte de España”, son solo algunos de los más de 2.000 comentarios que acumula la publicación en menos de ocho horas. La artista, de 33 años, que se desconoce si está al tanto de la situación actual y política de Cataluña, no se ha pronunciado ni ha contestado a los internautas. Perry acumula más de 68 millones de seguidores en Instagram y 109 millones en Twitter.

Las entradas para este único concierto de Katy Perry en España se podrán adquirir a partir del 7 de marzo a precios de entre 45 y 105 euros, según ha anunciado Doctor Music en un comunicado. Esta gira es la primera desde su aclamado Prismatic World Tour de 2015 y viene precedida del lanzamiento del cuarto álbum de estudio de la cantante (Witness), que salió en junio logrando el número 1 del Billboard Top 200 y en iTunes en 46 países.

Perry, que debutó en 2008 con el álbum One of the Boys y alcanzó el reconocimiento mundial con su siguiente trabajo, Teenage dream, en 2010, tiene a sus espaldas grandes éxitos musicales, como las canciones FireworkRoar y Dark Horse.

Para el lanzamiento de Witness, la intérprete ofreció a sus fans una retransmisión en directo de su día a día, instalando cámaras en su casa. Sus seguidores pudieron ver a través de su canal de YouTube cómo la cantante comía, dormía, cocinaba e, incluso, se sometía a una emotiva entrevista con el psicólogo Siri Singh, presentador del programa The Therapist. Fue en esto último cuando Perry confesaba entre lágrimas que, en un momento durante su carrera en el que tuvo problemas con el alcohol, había llegado a tener pensamientos suicidas. Además, la cantante revelaba también que su cambio de imagen con ese drástico corte de pelo fue consecuencia de querer ser ella misma, Katheryn Hudson –su verdadero nombre–, y dejar de parecerse a Katy Perry.

Share in
Tagged in